El pasado sábado 30 junio, en una soleada tarde, tuvo lugar la corrida de toros de las fiestas patronales, que fue aplazada en éstas por las condiciones climatológicas.
Se lidiaron 6 bravísimos toros de nuestra vecina ganadería ‘’Valdellán’’ situada en la localidad de Santa María del Río, por los diestros Javier Castaño, Damián Castaño y Gómez del Pilar (este último, en sustitución de Salvador Cortés, que alegó parte médico que impidió su participación y al que deseamos una pronta recuperación), acompañados de sus respectivas cuadrillas de picadores y caballos.
Estaba siendo una bonita tarde taurina debido a que los hermanos ‘’Castaño’’ habían solucionado su papel con brillantez, hasta que el tercer toro de la tarde, lidiado por el diestro Gómez del Pilar, el astado se dirigió hacia el caballo, en el cual se encontraba el picador sobre él y tras varias feroces envestidas tiró al suelo a ambos, y de esta manera se produciría el primer incidente de la corrida
El cuarto toro, también fue sacado con brillantez por el novillero Javier Castaño, fue en el quinto astado, cuando se produjo la segunda y última situación de peligro, cuando el diestro Damián Castaño sufrió un golpe en la parte derecha de su cadera, y lo único destacable del sexto y último toro de la tarde, fue la dificultad que se encontró Gómez del Pilar al dar muerte al astado (en la última parte de su faena) ya que era un toro muy bravo y para nada dócil.

Por tanto, la corrida de toros perteneciente a las fiestas patronales de San Juan de Sahagún 2018, se podría resumir como una soleada tarde, en la que todo aficionado taurino pudo disfrutar, destacar la bravura de los toros (característica de la ganadería de Valdellán), que dieron un buen juego en la plaza, sobre todo el último, y por desgracia, los incidentes sufridos en el tercer y quinto toro.
Autor Javier Gil Collantes

GALERÍA FOTOGRÁFICA



















































































































































































































© JAVIER GIL