Una cesura vertical revela que el paramento este del panteón fue desmantelado para levantar el hastial de la iglesia en su toda su anchura, en torno a 1213. Así, los muros laterales del cementerio entestaron en la nueva fábrica. Se infiere que los pilares adosados al hastial por su cara oeste –lienzo este del propio cementerio– no corresponden al periodo de Alfonso VI sino al de Alfonso IX. Además, otra fotografía tomada desde la torre del templo muestra los pozos excavados para exhumar los fundamentos de los pilares de las naves. Su alineación desemboca en el panteón en unas coordenadas que no se corresponden con la ubicación fijada en los planos publicados hasta hoy.

Puedes leer el texto completo a continuación: