La Consejería de Agricultura y Ganadería ha recibido 69.399 solicitudes únicas de ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) para 2019, desde que se abrió el plazo de peticiones el pasado 1 de febrero hasta el 10 de mayo. Todas ellas se han realizado de forma telemática, utilizando el aplicativo desarrollado por la Junta de Castilla y León en un entorno web que también reduce de forma significativa la presentación de documentos en formato papel.

El número de solicitudes global ha descendido un 3,6 %, principalmente por cambios de titularidad motivados por herencias, compras y ventas, y, especialmente, la aplicación de la normativa europea 2017, que conlleva que los agricultores que tenían asignados importes de ayudas directas en torno a los 300 euros no se consideren beneficiarios de la PAC.

Por tipos de solicitudes, el mayor número corresponde al régimen de pago básico y pagos complementarios al mismo, como el pago verde, para el que se han presentado 59.420 solicitudes. Además, se han registrado 4.188 solicitudes para el complemento de la ayuda directa por ser joven y otras 7.567 para el régimen simplificado reservado para régimen de pequeños agricultores, en los que el importe total de las ayudas directas no supera 1.250 euros anuales.

Hasta el 31 de mayo, los agricultores podrán revisar sus solicitudes con el fin de comprobar si se han detectado errores preliminares o, en su caso, modificar los planes de siembras, siendo muy importante efectuar las revisiones con el fin de reducir las incidencias en los controles administrativos y sobre el terreno que, reglamentariamente, la Administración tendrá que efectuar posteriormente.

El objetivo, una vez más, es efectuar los anticipos de las ayudas en el primer día hábil que se autorice por la Comisión Europea, en todo caso a partir del 16 de octubre próximo, y también alcanzar una ejecución de pagos en el mismo año de la solicitud superior al 90 %.